Deber: proteger Patrimonio

26 Sep

DAVID MÚNERA CAVADÍA
17 de Septiembre de 2013 12:02 am

En estos días se ha suscitado un acalorado debate sobre el patrimonio histórico de Cartagena y buena parte obedece a un centro comercial, cuyas obras se están ejecutando al frente del monumento más importante de la ciudad, como es el Castillo de San Felipe.

La Unesco, en 1984, declaró a Cartagena de Indias como Patrimonio Histórico de la Humanidad. Esta determinación nos obliga a proteger y conservar, para el disfrute de todos los habitantes del mundo, tanto sus murallas y baluartes como su centro histórico. Pero para nadie es un secreto que las autoridades del “Corralito de Piedra” encargadas de esta función, han tolerado todo tipo de adefesios contra este patrimonio arquitectónico, -legado de nuestros antepasados- no sólo haciendo las modificaciones más aberrantes en el Centro Histórico, sino en el entorno de los monumentos, privilegiando los intereses de unas familias o de empresas muy poderosas, favorecidas económicamente, por encima de los sagrados intereses colectivos que pregonan defender.

No ha habido autoridades que frenen estas violaciones: alcaldes, secretarios de planeación, curadores, Comité Técnico de Patrimonio e IPCC son responsables por acción u omisión de esta situación. En el caso del Centro Comercial San Lázaro las violaciones legales son múltiples y seguramente fueron iguales las autorizaciones para Falabella y el Centro Comercial San Felipe, teniendo en cuenta que es una zona de influencia del Castillo de San Felipe.

Pero específicamente en San Lázaro, el Curador expidió una licencia de construcción con base en una resolución del Ministerio de la Cultura, cuando era una obra nueva, como lo han reconocido los propios constructores, autorizando una altura superior a lo expresamente señalado en el Plan de Ordenamiento Territorial, utilizando artilugios e interpretaciones incorrectas a la normatividad.

Cartagena debe entender que este no es un debate menor, y no son de buen recibo las declaraciones de nuestro alcalde, Dionisio Vélez Trujillo, cuando dice: “No soy yo, como alcalde de Cartagena, quien tiene que dar una opinión en este caso”. Si el Alcalde de Cartagena de Indias no puede opinar, cuando es la primera autoridad del Distrito, el jefe de la entidad que cuida el Patrimonio (IPCC), la ciudad se verá condenada a seguir siendo violentada impunemente por los señores de “cuello blanco”, nacionales y extranjeros.

Lo más importante de Cartagena es su patrimonio histórico, reliquia de la humanidad, solo por eso solo vale la pena el debate. Convoco a las universidades, historiadores, arquitectos y a la sociedad civil para que protejamos la ciudad de tantos vejámenes, ante la ausencia de autoridad.

*Concejal del Polo Democrático Alternativo

COLUMNA DEL CONCEJO

protocolo@concejocartagena.gov.co

Fuente: El Universal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: